41º12'47 N 1º43'49E

ARTÍCULOS

20 de enero de 2018

2018-01-20 1ª Prueba Trofeu Hivern CN Vilanova. 1ª Prueba Trofeu 4 Ports CN Vilanova CN Garraf



Por fin un barlo-sota.

Esta regata abría la temporada 2018, con la segunda prueba del Trofeu Hivern, ya que la primera fue anulada por falta de viento.

Para esta ocasión, la previsión era muy diferente ya que se esperaba un moderado viento del oeste, con fuertes rachas que iría arreciando por la tarde.

Esta regata además, coincide con la primera prueba del Trofeo 4 Ports, confluyendo las flotas del CN Garraf, CM Port Ginesta y CN Vilanova, por lo que teníamos el plus de navegar con nuestra antigua flota.

El campo de regatas se monta en las inmediaciones de Aiguadolç por lo que la flota de Vilanova tenía que trasladarse hasta Sitges.

Nosotros salimos pronto del amarre, aprovechando un momento de calma, porque llegar al campo antes de que empiece a soplar, pero apenas salimos de la bocana nos encontramos que un viento establecido de poniente que impulsa al Isurus a buena velocidad.

Por el camino comprobamos las rachas propias de estos vientos de tierra, que aunque se mantienen en dirección, circulan con diferente intensidad.

Ya en la zona, observamos a las dos flotas que se dirigen, desde sus distintas ubicaciones, al campo de regatas.

Hoy está previsto realizar dos pruebas cortas de barlo-sota, recorrido que nos gusta, aunque reconozco que solo hemos entrenado la trasluchadas dos o tres veces.., lo que me preocupa.

Tras montar el campo de regatas, se inicia el procedimiento. La salida será conjunta para todas las clases (competición ORC y esportiu promoción) por lo que hay unos 25 barcos en el agua.

Como cabía esperar, se produce un apelonamiento en las inmediaciones de la línea de salida y, más que la salida de una regata parecía la de una maratón.

Los barcos, intentando mantener el sotavento nos íbamos juntando, esquivando. Gritos aquí y allá, cuando esquivabas a uno que te había virado delante te encontrabas de frente con otro que había hecho lo propio.

Como se navegaba a buena velocidad, la mayoría de las embarcaciones nos habíamos precipitado y estábamos en la línea en el Ultimo minuto, teniéndola que navegar todos hasta la boya para no hacer un “fuera de línea”

Pitido del Juez, nuestro querido Pepe Rodríguez) quien con su didáctica forma de pitar las salidas tanto nos ha enseñado, y orzada General para entrar en la linea.

Tengo la boca seca de la tensión. Pero no es momento de distraerse. A todo esto nos hemos quedado detrás de un barco algo mas grande que no quita e viento limpio.

Intentamos virar pero viene la flota y perderemos Mucho tiempo así es que intentamos orzar a tope para avanzarlo y pasar a una posición aventajada, después tendríamos que virar al igual que la cabeza de la flota.

Las condiciones se iban endureciendo, empezando a ver 14/15 nudos en el anemómetro.

La arribada a la boya de barlovento es igual de estresante que la salida porque todos los barcos están aproximándose a la vez. Algunos cruces muuyy justos.

Nosotros estamos calculando la distancia con el White Spirit que viene por estribor con preferencia, intento abrirme para pasarlo por la popa con seguridad pero veo que el barco me orza, por lo que ordeno virar YA¡¡¡, realizando la maniobra casi en su proa, pero con cierto margen. Nos sale bien de pelo, porque si dudo en virar, abordamos sin duda al Bavaria Match….

Recuperados del susto, marcamos rumbo a la boya y tras montarla iniciamos la bajada. Ya hemos decidido no montar spi, porque la intensidad del viento no nos lo aconseja. Observamos como algunos barcos si lo suben, pero tienen bastantes problemas… Nosotros seguimos a rumbo directo hacía la boya de sota con buena velocidad y llevando el barco equilibrado.

La bajada no tiene más dificultades que controlar las rachas. La flota se ha dispersado algo por lo que a la llegada a sota, sólo nos encontramos algunos barcos, dejamos algo de respeto a un solitario que tenemos a sotavento y que finalmente avanzamos.

Montamos la boya y nos disponemos a navegar la última subida hacía barlovento. El viento y el oleaje siguen subiendo, dificultando las maniobras.

Estamos ya en unos 16 nudos mantenidos con rachas de 20/22. Aguantamos con toda la mayor, aunque si trabajar mucho por llevarla muy abierta. Quizá iríamos más cómodos, pero tal y como está la regata no podemos perder ni un segundo para rizar así es que seguimos.

Montamos la boya de barco de nuevo con tráfico. Llevo una embarcación a sotavento que me pide virar para ir a boya, pero no veo claro que entremos y mantengo el rumbo. Finalmente viramos prácticamente a la vez, entrando bastante sobrados… todo hay que decirlo.

Volvemos a coincidir con el White Spirit, que en esta bajada ha decidido no poner el spi. Van un poco por delante, pero empiezan a sacarnos distancia. Vamos los dos a rumbo directo y a buena velocidad pero ellos claramente van más deprisa.

De pronto, veo que el White vira y vuelve hacia nosotros, no me explico que pasa, miro a la boya por si vamos errados, pero no es así. Un tripulante me advierte que hay tenido un hombre al agua, motivo por el que han virado en redondo.

Me mantengo a la expectativa, me aparto lo suficiente de mi rumbo debido, para facilitar la maniobra de rescate del White. veo al naufrago. Es un gran amigo que nos saluda a nuestro paso. Compruebo que el patrón y la tripulación del White tienen el tema controlado, por lo que intento volver a mi rumbo.

Destaco la eficaz maniobra del White, tanto en la vuelta en redondo como en el rescate de su tripulante, dejando el caso en una experiencia más para contar. Hay que tener en consideración que el estado de la mar empezaba a estar complicado, con oleaje que hubiera podido impedir la visión del naufrago. 

Felicidades a Raúl y su tripulación por la excelente maniobra y rescate. Ya traspasada la línea intento contactar por radio, aunque sin éxito. No insisto, ya que, bastante liados estarán como para atendernos, y he comprobado que han recuperado al bañista.

Hemos perdido unos centenares de metros para apartarnos de la derrota del White, lo que me obligará finalmente a una trasluchada de más para entrar a la línea de llegada.

Entramos finalmente quintos en compensado del Trofeu Hivern del CN Vilanova, a un minuto y medio del cuarto y apenas a 7 minutos en real del primero. Con respecto al Trofeo 4 Ports, nos clasificamos en onceaba posición en compensado.

Este formato de regata, bastones de corto recorrido, son muy divertidas, y permiten mantener a la flota agrupada.

Estaba previsto la realización de dos pruebas, pero a la conclusión de la primera el viento ya superaba los 20 nudos, por lo que se dio por finalizada esta regata.

La flota del CN Vilanova tuvo aun que navegar hasta nuestro puerto base, con un fuerte viento de proa que iba en aumento, y que hizo la difícil la travesía.

La tripulación al completo, antes de la regata

Navegando hacía el campo de regata en Aiguadolç (Sitges)

sopla un poquito...

go¡¡¡ go¡¡¡ go¡¡¡

bonito día con viento de poniente




8 de noviembre de 2017

2017-10-29 Estreno de la nueva vela mayor

Estos días hemos tenido las primeras sensaciones con la nueva vela mayor...








8 de octubre de 2017

07-10-2017 XXXVIII regata Trofeu les Columbretes



Ayer se celebró la Regata Trofeu Columbretes, en su 38 edición, que organiza el Club Nautic Vilanova.

Para nosotros ha sido un día difícil por el estado de la obra viva. Pese a que se limpió la semana anterior para la regata nocturna.

Ya en la nocturna no tuvimos buenas sensaciones porque al barco le costaba avanzar, lo que unido al peso de la resaca de vacaciones, nos hizo difícil completar la prueba, llegando en última posición.

Ayer, pese a haber aligerado el barco, la situación fue idéntica ya que ni a motor se superaban las 3,8 nudos de velocidad.

La prueba se inició puntualmente, soplando un viento del primer cuadrante en torno a los 8/10 nudos de intensidad, con importante mar de fondo.

Salimos bien, a sotavento, pero con viento limpio y aunque hacíamos algo más de velocidad, nos faltaba del orden de nudo y medio, dos nudos para llegar al target.

Tras montar la boya de desmarque, izamos asimétrico y rumbo piscifactoría.

El spi no está equilibrado y cuesta trimarlo hasta que nos damos cuenta que está mal montado!!!

Arriamos y emprendemos un rumbo al través. Empiezan las roladas y parece que llevamos el rumbo correcto, alcanzando a la flota que nos había avanzado en la popa.

Montamos la baliza de la pisci y nos dirigimos a Terramar. Nos pasa una embarcación debido a nuestra falta de velocidad. Aquí el viento ha subido hasta los 10/12 nudos con alguna racha más fuerte, y aunque el oleaje es importante, no avánzanos como debiéramos.

Bordo para la boya de Terramar. Le mantenemos sin embargo, la distancia a la embarcación que nos había avanzado.

Al montar la boya de Terramar, tenemos que hacer un nuevo bordo por lo que perdemos la inercia y nos resulta casi imposible remontar.

Una vez superada, y dado que la flota se ha alejado, decido la retirada. Es inviable completar el recorrido, al menos al ritmo de la flota.

Aprovechamos la vuelta para entrenar las trasluchadas con el asimétrico.

Volvemos con un nudo en la garganta y la rabia contenida. Hoy sólo éramos cuatro tripulantes, pero éramos la génesis del Isurus Sailing Team, los que empezamos con el proyecto y las personas que siempre han estado a mi lado, por lo que la retirada duele especialmente...

Estoy seguro que algún día todos nuestros esfuerzos tendrán recompensa...

Gracias Rafa, Ricardo y Eladio.





12 de junio de 2017

2017-06-10 Entreno asimétrico

https://youtu.be/3YY4Ym8PYTk

https://youtu.be/Maepn0VIcDs

Salida Trofeu Primavera 1

https://youtu.be/xhflSLXDmPo

29 de enero de 2017

2017-01-28 2ª prueba TROFEU HIVERN C.N. VILANOVA

El pasado 14 de enero, volvimos a participar en una regata.  No lo hacíamos desde julio 2016, que disputamos la Ruta de la Tramontana.
En el ínterin, no hemos dejado de trabajar y entrenar.  Hemos cambiado la patente del Isurus, decapándolo hasta la fibra y aplicando cinco capas de imprimación epoxi y dos de antifouling de matriz dura.
Fue un mes muy duro, pero ya pasó a la historia.  Y se nota, aunque casi cada tres semanas nos toca sumergirnos en el agua helada para limpiar la obra viva, pero el Isurus navega con alegría, arranca con poco viento mejor que antes, y nos da muy buenas sensaciones.
A todo esto, hemos de añadir un cambio de ubicación, ahora el Isurus amarra en el C.N. de Vilanova, donde nos han acogido con cariño.
Aunque no hemos regateado, hemos salido a navegar casi cada fin de semana, pero necesitábamos entrar en batalla…
Y la batalla empezó el día 14.  Las previsiones eran francamente malas, con vientos de tierra, y fuertes rachas; pero la realidad superó la ficción y nos encontramos con viento de más de 20 nudos mantenidos y rachas de 30, que convirtió la regata en una prueba de supervivencia, que superamos sólo con un spi roto – poco para como estaban las cosas -.
Hoy se celebra la segunda prueba del trofeo Hivern del CN Vilanova.  Volvemos a tener una previsión complicada, con fuertes lluvias y mar de fondo.
Sin embargo, la meteo ha sido en esta ocasión algo más comprensiva con los regatistas y el agua nos ha respetado, eso si el mar de fondo era considerable…
Recorrido:  triangulo y bastón.  Después del desayuno y montar la maniobra, hacemos la charlita acostumbrada, definiendo posiciones, etc.
Salimos al agua a las 11 y nos dirigimos al campo de regatas, tras comentar que parecía que no iba a llover, caen las primeras gotas…eso por hablar.
Observamos que la ola del mar de fondo es bastante alta aunque larga, puede darnos problemas si no hay demasiado viento.  La previsión no anunciaba demasiado viento por lo que esta cuestión va a ser difícil de gestionar.
El comité monta el campo, situando la línea de salida/llegada casi en la piscifactoría, con recorrido hacía tierra.
Recorremos la línea pero entre el mar de fondo y el poco viento, es prácticamente imposible avanzar, lo que presagia una salida complicada. En el momento de la salida, el viento baja lo que hace que las embarcaciones casi no tengan maniobra.  Menos mal que la línea es larguísima…
Nos situamos aproximadamente en el centro y amurados a estribor, con la idea de salir por donde podamos, algunos barcos van por la enfilación, pero poco pueden hacer para orzar porque el imponente mar de fondo los deriva.
Nosotros tardamos casi cinco minutos en pasar la línea, con muchísimas dificultades para avanzar.  Observamos como los X (X332s y X99) tras dificultades al inicio, en seguida avanzan y navegan hacía la boya de barlovento, que está situada cerca de la bocana.
Poco a poco vamos arrancando e iniciamos la subida.  El viento ha rolado más de 90 grados por lo que la ceñida hacía la boya 1 la hacemos a un solo bordo.
Debido a la coincidencia con una prueba de laser (que se aplazó la semana anterior por el temporal) el comité carecía de recursos para modificar el recorrido.
Los dos X se alejan, el resto seguimos luchando contra el mar de fondo y las bajadas de viento.  Montamos la boya un grupo de 4 barcos, en tercera o cuarta posición, iniciando un teórico través hacia la boya 2.  Apenas hay que hacer maniobras,  En este bordo, elegimos ir a mar cuando la mayoría de la flota lo hace hacía tierra, y … perdemos la ventaja porque montamos la boya 2 en penúltima posición.
El rumbo ahora es de través en lugar del largo que correspondería, vemos que el Jabato monta el spi.  Nosotros estábamos dudando pues nos da un rumbo muy cerrado.  Uno de los X había montado spi y parecía que iba muy orzado.  Decidimos izar asimétrico, pero antes tenemos que pasar a un barco que tenemos a sota, porque sino al subirlo nos lo vamos a comer.  Izamos, con un poco de lio para estabilizar el rumbo, el barco al que habíamos pasado por sota se nos acerca lateralmente de forma peligrosa para la mar de fondo que hay, tenemos la preferencia del sotavento, no digo nada, pero durante algunos momentos hay una situación comprometida, puesto que su posición me tapa el viento, me pongo a orzar obligándole a él también a orzar hasta que alcanzamos algo más de velocidad, que nos permite despegarnos.
Seguimos rumbo de través/largo orzando en ocasiones para superar la ola, acercándonos a la boya 3 y preparando la maniobra de arriada para montarla e iniciar el bastón.
Debido al role del viento y a la imposibilidad de retocar las boyas, debía de haberse acortado la regata, y no hacer un bastón en dos bordos de ceñida, pero el comité no dice nada y tras montar la boya, iniciamos el bastón en ceñida abierta.
Los X han adquirido tal ventaja, que están haciendo “su regata”, el resto subimos luchando, el viento cae y la ola adquiere más relevancia.
A unos cientos de metros de la boya de barlo, el viento cae a  unos dos/tres nudos y nos esforzamos en no derivar y aprovechar las mínimas rachas, finalmente montamos la boya por delante de la flota que queda, virando y bajando hacía la línea de llegada.
Aumenta un poco la presión y manteniendo la primera posición de la flota –excepto los X, claro que hace rato han llegado – y entramos en tercera posición de real.
Ahora el viento se ha establecido y nos permite llegar a puerto a vela, a buena velocidad.
Tras la arribada, recoger y endulzar al Isurus, volvemos a tierra donde somos gratamente sorprendidos por una butifarrada que nos hace entrar en calor. 
Y como colofón, una tercera posición en ORC 1; que me sabe a gloria.
Ha sido una regata muy complicada a nivel táctico.  El trabajo ha sido intenso, aunque no hayan sido necesarias muchas maniobras, la concentración y finura en la caña han sido determinantes.  Con esa ola de mar de fondo era imprescindible mantener la línea.  Igualmente en el trim ha sido muy complicado por la ola y las continuas alteraciones del viento.
Tampoco ha ayudado el importante role que ha provocado ceñidas a un solo bordo y traveses y largos que no lo eran, lo que sin duda han beneficiado a los barcos claramente ceñidores, pero…ya vendrán otras condiciones en las que el Isurus se encuentre más a gusto.
A mi tripu, gracias por el empeño y la confianza.  Todos habéis estado a la altura de las circunstancias, atentos y concentrados.

Poco a poco vamos avanzando, tenemos mucho por delante, pero…caballeros, no hay un instante que perder.



haciendo banda

track

clasis

7 de enero de 2017

BUSCAMOS TRIPULANTES

BUSCAMOS TRIPULANTES CON EXPERIENCIA, COMPROMISO Y BUENA ACTITUD, para completar equipo ante la nueva temporada 2017 desde el C.N. Vilanova.
Programa de navegación.
- Regatas Club CN Vilanova
- Copa Catalana
- Campeonato Catalunya Cruceros
- Regatas de altura
- Campeonato Catalunya de ALTURA

11 de julio de 2016

2016-07-09 REGATA RUTA DE LA TRAMONTANA

Apenas han transcurrido 24 horas desde que desembarcamos ayer, después de otro non stop de 36,5 horas navegando, ya estoy buscando otro destino…

El viernes a las 18:00 horas se largó la regata de la Ruta de la Tramontana, con arribada en L’Escala y dejando las medas por babor.

La previsión meteorológica establecía un régimen de vientos flojos del tercer cuadrante en la salida y tramontana al día siguiente ya cerca de Les Medes.

En esta ocasión, la tripu está compuesta por la “vieja guardia” del Isurus.  Álvaro, con quien hemos compartido muchas millas a bordo del SPILL. Rafa y Ricardo fieles desde el origen de las singladuras del Isurus.

Desde el mediodía, Rafa y yo estamos trabajando para poner a punto el barco (enchufar la nevera, cargarla de cervezas, etc…) y acabar de cumplir con los trámites de la inscripción.

Tras esta ardua tarea, nos disponemos a tomar un ligero refrigerio en las instalaciones del Club Nautic El Balis.  Poco a poco se va incorporando el resto de la tripulación, después se celebra la reunión de patrones.

Acabamos de montar la maniobra y nos preparamos para largar amarras, disponiéndonos a navegar hasta el barco del comité que había fondeado a unas 0.8 millas de la bocana.  En ese momento, la intensidad del viento era levísima.  Ni siquiera había entrado el térmico habitual en la zona.

Tras acceder a la línea, me dispongo a limpiar la corredera, pues no marca pese a que hemos hecho una largo trecho a cierta velocidad.

La operación dura algunos minutos y, cuando salgo veo que estamos al menos a una milla del comité y éste anuncia la señal de atención…

Viro, motor a régimen máximo y arrumbamos al comité.  Señal de preparación…hay que apagar el motor.  Lo hacemos, pese a que nos va a costar mucho llegar a la línea.  Estamos muy lejos y hay muy poco viento.  Algunos participantes hace caso omiso de esta obligación y continúan a motor hacía la línea.  Pese a que por radio alguien anuncia esta irregularidad, el comité no parece enterarse (y es evidente….)

Nos encontramos con todos los barcos que han salido y nosotros en sentido contrarío hacia la línea, en un navegar agónico contra el cronómetro, contra la rabia y la desesperación…

Nada más alcanzar al comité -que nos anima- lo viramos y montamos la línea, y empezamos la caza.

Pese al poco viento, navegamos a una velocidad aceptable, y vamos llegando a la cola de la flota, adelantando a alguna embarcación, otros viran buscando el bordo de tierra mientras nosotros mantenemos el rumbo constante hacía mar, buscando el barlovento que nos evite estar costeando. Esto me anima e intento olvidarme del fallo de la salida.

Seguimos adelante, nos incorporamos definitivamente a la flota y vamos siguiendo a los de cabeza mientras anochece y nos regala unas imágenes para el recuerdo.

Sobre las 21 horas, la primera de las encalmadas, que se mantiene hasta las 05 horas.

En medio de la oscura noche, seis o siete embarcaciones nos quedamos flotando sin poder gobernarlas, debido a la inexistencia total de viento.  Recojo genova e intento aguantar el rumbo solo con la mayor.

Empieza a subir algo el viento, aún de noche cerrada y nos permite navegar a buen ritmo; aunque la alegría no va a durar mucho y poco a poco va bajando el viento hasta desaparecer casi por completo.

Vuelve a subir algo el viento y empezamos a avanzar.  Hemos estado muy concentrados en las encalmadas de la noche.

Se van sucediendo las guardias. Al amanecer, empezamos a ver Les Medes en el horizonte, y empieza a subir el viento a la vez que la mar está muy formada, entrando de proa y haciendo difícil la navegación, impidiendo mantener el rumbo.  Nos encontramos con olas realmente grandes, que hay que gobernar con pericia.

Frente al cabo de Begur, la imposibilidad de avanzar por el oleaje, nos obliga a realizar diferentes bordos de dudosa eficacia, vemos algunos veleros a nuestra proa, más cerca de las Medes y también algunos por detrás…

Sin embargo, el viento empieza de nuevo a bajar, y nos deja a merced del fuerte oleaje.

Tras el segundo o tercer bordo en el que nos intentamos aproximar a les Medes, vemos que alguna embarcación que teníamos atrás se acerca a buen ritmo, e incluso nos avanza.  Los amigos del Trasgo¡¡¡

En este momento, el viento empieza a subir y nos permite superar la zona de exclusión de Les Medes tras lo que arrumbamos a L’Escala. La intensidad, tanto del viento como del oleaje van en aumento conforme avanzamos hacía la línea de llegada. Hay que dar respeto a un islote que sale hacía mar, por lo que evitamos ir demasiado pegados a la costa, intentando ganar barlovento por si las cosas se tuercen a la llegada.

La línea de llegada está situada justo a la entrada del puerto, el tráfico en esta zona es muy intenso, pequeñas embarcaciones a motor aparecen de todas partes y en todas las direcciones.  El boyarín de entrada tiene unas dimensiones muy escasas, lo que hace que su localización sea difícil… finalmente entramos, en quince minutos cruzado la línea cinco barcos...después de casi 20 horas de travesía.

Hemos acabado en 11ª posición de la general y 7º de grupo.

Pero no acaba en este punto nuestra aventura.  Al llegar al canal del amarre que nos asignan, debo maniobrar para que el Amariha pueda atracar, y cuando hago atrás, el barco se queda inmóvil… Que ocurre? Fallo de máquina, de hélice… miro la sonda 1.70¡¡¡ Imposible, el Isurus cala 2.10.  llamo al Club Nautic y pregunto.. que calado tiene la bocana… respuesta “ara venim”, a los pocos minutos aparece una lancha del club… es que aquí hay una lengua de arena.  En medio de la bocana??? Increíble….

Intenta arrastrarme pero no puede, ni ayudado de nuestro motor.  Contacta con una segunda lancha que ayudada por nuestra driza del spi, consigue escorar el barco y hacernos salir del atolladero…

Al final, para quitarnos el susto fuimos a comer a la Clota, donde degustamos una paella exquisita acompañada de unos entrantes que no le hacían sombra.

Y, casi sin hacer la digestión, nos disponemos a preparar el barco para el retorno, zarpando a las 19.30 horas hacía nuestro puerto base…al que llegamos después de 17 horas de navegación con viento de proa.

Las fotos: https://goo.gl/photos/U3do9PnzLJ9Zcoq36




2 de julio de 2016

2016-06-23 REGATA MENORCA SAN JUAN - TROFEO ALFONSO XIII

Por primera vez estamos inscritos en la mítica Regata Menorca San Joan, que parte del RCNB arrumbando a Menorca, concretamente a Mahon. 

Es una regata que nos ha hecho siempre mucha ilusión. Menorca es una isla a la que nunca hemos ido, y lo hacemos coincidiendo con las fiestas de San Juan. 

Aunque el traslado del Isurus de Port Ginesta a Barcelona lo hicimos la pasada semana, el ajetreo diario me había impedido preparar el barco. 

El jueves, a primera hora acudo a las instalaciones del Real Club Náutico de Barcelona para organizar un poco la estiva, preparar la ruta y acabar de verificar la documentación de la inscripción. Empieza a acudir la tripu y montamos la maniobra, marco llegada en el plotter, etc. 

Participan unas 30 embarcaciones, entre las que destacan algunas unidades de Swan 45 class; un Swan 42 CS, Grand Soleil 45, el X38P Miriapolo y el 35 match del amigo Raúl Voces -quien además organiza el famoso Trofeo Caldereta) en ORC. 

A las 12 de la mañana se celebra la reunión de patrones. No existe una banda prescrita para dejar la isla de Menorca. Nos pasan el parte meteorológico; en el entorno del anticiclón se preve una caída del viento durante la noche, lo que hace presagiar una larga travesía. 

La salida está prevista para las 15 horas. La singularidad del puerto de Barcelona hace que haya que preparar la salida a mar, por cuanto el puente de acceso a la zona comercial se abre cada 30 minutos, y el campo de regatas suele estar algo alejado del mismo. Aunque pretendo salir en el turno de las 13:30, no es hasta las 14 horas cuando lo hacemos. Las salidas desde el RCNB son siempre espectaculares puesto que solemos salir todas las embarcaciones a un tiempo y se suelen amontonar en el canal principal. En esta ocasión no iba a ser de otra manera y nos encontramos al menos 15 ó 20 barcos disputándonos ese pequeño espacio. 

Finalmente suena la señal que anuncia la apertura del puente, los peatones se agolpan en el extremo, tras la valla y los barcos se apresuran a salir entre saludos y fotografías que realizan los turistas. 

Ya en la rada, motor a buen ritmo y hacía la bocana, confiando en no encontrarnos a algún megacrucero de los que acostumbran a amarrar en la ciudad. 

Una vez fuera de la bocana, nos disponemos a acercarnos a la línea de salida, establecida a milla y media al 70 de la luz verde de la bocana. 

El viento térmico sopla con fuerza, entre 18 y 20 kts, del SW lo que no ayuda a realizar una salida tranquila precisamente. Somos uno de los barcos más pequeños de la flota y hay que tenerlo en cuenta para evitar que nos desventen o nos perjudiquen en alguna maniobra por la mayor velocidad de éstos. 

Primeras dudas sobre poner un rizo, pero finalmente lo descarto, pese a la insistencia de Didac optando por amollar mayor. 

El comité ha montado una boya de desmarque, que nos marcará el rumbo directo a Mahon - 135 -  Aunque maniobramos bien para salir por el lado del comité, se me cuela un GS 40 (Askareetxe) que no respeta nuestro sotavento y me hace entrar en compromiso con el Dufour 40 (Dennis) al que maniobro perdiendo la posición, aunque evito tener que virar en redondo para evitar llevarme al comité por delante...  Salgo finalmente detrás de ellos aunque soy de los últimos en cruzar la linea. Destacar que los 20 nudos de intensidad con que soplaba el garvi en el momento de la salida no ayudaban mucho y contribuyeron a que mi gaznate estuviera seco como si hubiera tragado arena del Sahara...

Pero la regata es muy larga. La flota vira pero nosotros mantenemos el bordo mar para disfrutar de viento limpio. Montamos la baliza de desmarque en las últimas posiciones pero vamos a rumbo de la flota. Conforme pasan las horas vemos que mantenemos las distancia con la cabeza de la flota e incluso avanzamos a algunos participantes. 

Optamos por la opción táctica de dejar Menorca por estribor. Raul del White Spirit me ha chivado que nunca nadie ha ganado esta regata dejando la isla por babor, es decir por el sur, por lo que como no queremos romper la tradición decidimos ir por el norte.

Van pasando las horas y seguimos a rumbo, manteniendo distancias. El viento se ha tranquilizado aunque sopla con suficiente intensidad como para llevar un buen ritmo. 

Las guardias se suceden entre Alvaro y yo, dos horas a tope y descansar. Esta es nuestra rutina. Se pone el sol, regalándonos unos paisajes espectaculares, una luz increible que no es posible plasmar en una imagen. No hace frío. Vamos bien. El barco va fino. 

Durante toda la noche, el cielo se puebla de estrellas. Aunque hay luna llena, tarda en aparecer y nos regala una visión espectacular de la esfera celeste. No caben tantas estrellas en ese cielo, hasta que la luna empieza a destacar por el horizonte y suaviza el brillo de éstas, mientras el viento va bajando progresivamente hasta el amanecer, donde acaba por caer del todo. Vemos con envidia como los barcos que llevamos delante van avanzando mientras nosotros nos vamos quedando en un mar plano y silencioso. Son las 5 de la mañana cuando el viento no es capaz de mover las seis toneladas del Isurus y nos condena a una agonía que dura diez horas...  En ese tiempo apenas hemos avanzado unas millas.  No tenemos contacto por radio ni con el White ni con el Miriapodo.   Por radio, las retiradas se van sucediendo.
No quiero ni oír la palabra retirada. Está fuera de nuestro vocabulario. La tripulación casi amotinada, que si no llegaremos a la Caldereta, que si nos pasaremos otra noche navegando, etc, etc....  Hago números. Estamos a unas 58 millas de Mahon. Son las 15 horas del viernes. Nos quedan 10 horas a motor para llegar a Mahon. No llegamos a la caldereta.  Uffff. Tiempo límite 08 horas del sábado, o sea 15 horas. Tenemos que hacer una media de 3,8 nudos y eso en el supuesto que el viento suba de inmediato. 

En conclusión, ni llegamos en tiempo ni llegamos a la caldereta....

Intento contactar por radio con el White, negativo. Con el Miriapodo, negativo. Con el comité, negativo...

Y tomo la amarga decisión de arrancar el Yanmar... Nos retiramos. Maldita sea, con lo bien que ibamos....

Ahora a rumbo directo para Mahon. Vemos otra puesta de sol inmensa. Vemos las estrellas que durante unas horas, hasta que aparece la luna, algo más nueva que la noche anterior, son la única fuente de luz. 

Vamos a tener que entrar en el puerto natural de Mahon de noche, cosa que no me hace ninguna gracia, puesto que no lo conozco. Aunque esta balizada la entrada. Esta vez llevamos la lección aprendida -desde Sant Antoni- y nos hemos mirado la situación del club marítimo de Mahon, lo que unido a la señalización existente facilita la aproximación y entrada. Desde luego Mahon de noche es precioso....

A las 02 horas del sábado amarramos al Isurus... 35 horas. 

Estamos hambrientos, pero no hay ningún local que tengan la cocina abierta así es que, siguiendo los consejos de los amigos del Trasgo, metemos en el horno unas pizzas que habíamos incluido en la lista de víveres.... Y, que buena idea!!!  Entre Didac y yo, con ayuda de Ana, devoramos dos pizzas que nos saben a gloria. 

Nos encontramos con tripulantes del Miriapodo, quienes nos dan cuenta de lo exquisita que estaba la caldereta... El año que viene no me la pierdo... 

Entre estibar el barco, cenar y organizarnos se nos han hecho las 5 de la mañana. A dormir. Mañana hay que madrugar.

Sábado 08:00 AM. Suena el despertador. Estoy agotado. La tripu duerme. Tengo que entregar la hoja de llegada a la oficina de regatas. Está cerrada...

Se rumorea por los pantalanes la entrada de norte. No son buenas noticias. Ese viento lo necesitábamos ayer. 

Tras desayunar, vuelvo a la oficina de regatas donde entrego la hoja de llegada, confirmo la previsión con Jaime y Silvia del White. Me ronda por la cabeza volver lo antes posible. La tripu no está muy de acuerdo, a mi también me gustaría disfrutar de esta bella ciudad menorquina al menos unas horas, pero....la travesía de ceñida con castaña no me seduce nada. 

Llegamos a un acuerdo. Mientras las chicas van a hacer unas compras de recuerdos y comida para la vuelta, los chicos baldeamos, limpiamos y preparamos el barco para la vuelta. 

Sobre las 12, de nuevo a bordo y listos para partir. Coincidimos con los barcos que salen de sus amarres para disputar la divertida regata Alfonso XIII que se celebra en el puerto. Ya empieza a soplar....Soltamos amarras.

Aunque la primera idea era deshacer el camino, optamos por ir por el sur para tener el resguardo de la isla frente al viento del norte que ya es intenso.

Atravesamos por el magnífico paisaje de la isla del Aire, con sus aguas someras y de un azul indescriptible, para seguir bordeando la isla en busca del rumbo directo a casa..

Al cabo de unas horas, y ya sin el resguardo de Menorca, nos encontramos un mar revuelto con oleaje que irá subiendo de intensidad durante toda la noche. La travesía es incómoda, porque el mar de fondo  - de más de un metro - nos obliga a gobernar sin piloto automático.  

Guardia a guardia, hora a hora, vamos avanzando con una mar formada y un viento que no cesa de intensidad. No es hasta la salida del sol cuando empiezan a bajar y nos permiten una cierta relajación. 

A unas doce millas de Port Ginesta, tenemos que maniobrar a un mercante que está prácticamente fondeado frente a las costas de Garraf, justo a nuestra proa.  Lo controlo con el AIS, me da que está parado, pero lo pasamos por su popa, ello hace que nos retrasemos un poco más...

Salvado este último obstáculo, entramos en nuestro puerto base a las 13 horas del domingo 26.  Tras 25 horas de travesía. 

Desde el jueves 23 al domingo 26 hemos estado en tierra apenas 10 horas...

La retirada no nos deja buen sabor de boca, aunque en esta ocasión, no tenemos duda alguna de que no hubiéramos llegado en el tiempo límite.  Tampoco pudimos compartir la cena con los amigos del White Spirit y del Miriapodo, ni disputar la regata en el interior del puerto de Mahon.

El año que viene...
Fotos -> https://goo.gl/photos/4VFs3Uc6TtMGA2kd8